martes, 16 de junio de 2009

pequeña música nocturna: bark psychosis




Ciertas obligaciones y este calor me tienen un poco maniatado (aunque estoy preparando una próxima entrada que, advierto, será un texto -casi- mío), pero para disfrute o tortura de mis queridos intrusos nada mejor que un breve interludio musical. Bark Psychosis es uno de los grupos más insulares e inclasificables de los 90, una banda de culto que con su primer disco Hex (1994) provocó la invención por parte de la crítica del término post-rock, que después se aplicó a cosas bien distintas, en un intento de etiquetar su extraña propuesta, un desconcertante rizoma entre pop, jazz y ambient, una música orgánica, urbana y nocturna.

Este tema pertenece a su segundo LP (del 2004!) Codename: dustsucker, y se titula "Miss Abuse". El término textura, tan manoseado por los gacetilleros pedantes, cobra aquí su auténtico sentido. Recomiendo cerrar los ojos y escuchar con todo el cuerpo: esas repentinas cuatro notas de bajo en la columna vertebral, la delicada aspereza de las percusiones (extraordinario trabajo de Lee Harris) en la piel, y la cadencia cada vez más desequilibrada de su mínima guitarra en el hipotálamo. Atención al corte abrupto en mitad de la canción y el indescriptible bucle electrónico -un sonido que me provoca una sensación casi tactil de viscosidad sinuosa y negruzca- del minuto 3:40. En fin, música que escapa a las fáciles categorías. Espero que os refresque.

.

28 comentarios:

Bashevis dijo...

Ahora mismo lo busco para descargar!

Gracias por la recomendación...vere si cumple las expectativas de este interesante tema.

Salud!

MARIEL MANRIQUE dijo...

Todavía no escuché la canción, Rubén, pero quisiera decirte que tu comentario es un poema en prosa.

Besos boquiabiertos.

rubén m. dijo...

Mariel, el poema sale sólo si escuchas la canción con los ojos cerrados. Es una experiencia inquietante...

Bashevis, los dos LPs que menciono son unas anómalas y exquisitas piezas, aunque no entran a la primera. "Hex" es el más redondo, una obra impecable, aunque también más melancólica. "Codename: dustsucker" es más variado, introducen sonidos electrónicos, aunque también más irregular. Para mí los dos son igual de buenos. Y si se te queda en poco, hay unas recopilaciones de EPs que no tienen desperdicio ("Game Over", "Replay"...).

abrazos

raúl quinto dijo...

bark psicosis es la hostia, así de claro. Un grupo cojonudo, perfecto para dejarse llevar a la hora de crear o buscar la ensoñación...

¿tuvo que ver algo para esta entrada el temilla que escuchamos en tu coche?

rubén m. dijo...

Claro, jeje, después me metí el disco entero entre pecho y espalda... Es una música que remueve la creatividad, ese disco ha acompañado muchos de mis últimos escritos: esa indefinición de géneros, esa atmósfera y esa imprevisibilidad (toma palabro).

Pucelle aux Petites Manches dijo...

Wow

Clausewitz dijo...

Oi. Parabéns por seu excelente blog. Gostaria de lhe convidar para visitar meu blog e conhecer alguma coisa sobre o Brasil e nossa luta contra o comunismo. Abração

rubén m. dijo...

o_O

Esta vez no me voy a esforzar en contestar en portugués, se ve que es un spam. Pero lo dejaré de recuerdo, jajajaja...

qué locura

rubén m. dijo...

Pucelle aka Martha, me gusta ese breve "wow", no es una mala respuesta emocional!

besos

Stalker dijo...

¡Me apunto a la lucha contra el comunismo!

Y el disco voy a bajarlo si está disponible en la red.

¡Salve!

rubén m. dijo...

Stalker, el disco está en la red seguro, de hecho aún no lo tengo original, pero pronto se arreglará. ¿Te ha gustado el temilla?

Vamos todos a lutar contra o comunismo, adelante!

Stalker dijo...

El tema construye una atmósfera sugerente, Rubén...

Tú eres fan de Merzbow, ¿no? ¿Para cuando una entrada? Eso sí que es catarsis...

rubén m. dijo...

Gran idea, Stalker. Eso sí que sería terrorismo blogsférico, y no lo de Clausewitz.

Sí que me gusta Merzbow. Y tengo un par de discos en colaboración con Boris, un grupo japones de stoner-rock (la escena japonesa de esta década me parece brillantísima, sobre todo en sonidos extremos), que creo que merece la pena compartir, aunque me da que tú y yo sólo vamos a ser los únicos que vamos a aguantar más de un minuto a la escucha.

Obviamente, con eso me sobra :)

salve, Dioniso

Stalker dijo...

Te secundo en esa entrada-kamikaze, Rubén.

De Merzbow he llegado a reunir siete u ocho discos. Música que desatasca cañerías y dinamita todo prejuicio. Auténticamente salvaje. En concreto un disco titulado "Veneorology", quizá lo más salvaje que he tenido el placer de escuchar en mi vida...

Hay un disco de Merzbow del que sólo existen unas pocas copias (unas pocas decenas). Para comprarlo había que adquirir un lujoso coche prototipo. El cd venía dentro. La edición se agotó enseguida.

Salud

MARIEL MANRIQUE dijo...

Querido Ojo-Que-Ve-Más-Allá:

Escuchar Miss Abuse es como estar parado en estado de trance en el fondo del mar, de noche, sintiendo cómo las algas se enredan en las piernas y tenés que apartártelas de los ojos.

¿Escribís con música? Yo no puedo escribir sin ella.

Besos abusivos.

MARIEL MANRIQUE dijo...

Por cierto, qué lindo ese escudo de Mr. Clausewitz para practicar tiro ...

rubén m. dijo...

Stalker: no conocía la anécdota del coche, qué maravillosamente locos están los japos... A mí me gusta ponerme su disco "1930" de vez en cuando, aunque tengo que estar solo en casa (con los auriculares creo que es, literalmente, peligroso), y sentir cómo te inunda esa avalancha de ruido. Decía alguien que Merzbow es el único que es capaz de matar a una planta con su música XD

Querida Mariel, me ha encantado tu respuesta poética a la música, no esperaba menos de tu sensibilidad. La he vuelto a escuchar dejándome guiar por la imagen que propones y es cierto que hay algo submarino, esa cadencia, y el tacto de las algas...

A mí me gusta escribir con música o recordando música, es algo que me ayuda mucho, aunque a veces tengo que concentrarme mucho y prefiero el silencio. También mirar ilustraciones es algo que me despierta de inmediato el lenguaje.

abrazos

MARIEL MANRIQUE dijo...

A mí la música me afloja el hipotálamo y me saca, de algún modo, de mí misma para poder "ver" lo que escribo. Necesito "verlo" para poder sacarlo de mí y, al mismo tiempo, irme de mí para poder "verlo". Un traductor ahí, por favor. Besos con soundtrack.

Bashevis dijo...

Oye, contar conmigo para la catarsis Merzbowiana de más de un minuto, jaja. Que yo me he criado en el campo de batalla del ruido…

Y como anécdota ya que estamos, echarle una ojeada a este documento, jaja. Hanatarashi jugando con su grua sobre el escenario ;)

http://retroriff.com/blog/yamatsuka-eye-hanatarash/

rubén m. dijo...

Madre mía, el Yamatsuka Eye. Qué demencia de hombre. Menudas compañías se busca el Zorn... Impresionante documento, gracias por traerlo, y te apunto en la cofradía del ruido para esa futura aniquilación del oído humano.

raúl quinto dijo...

¿stalker loando cancioncicas pop? esto es un síntoma del apocalipsis...

Ale× dijo...

buenísimo.
me anoto con Negativland y Pan Sonic

rubén m. dijo...

Alex, bienvenido. Negativland... ése era el título de una imponente composición de Neu, pero al grupo no lo conozco, De Pan Sonic sé que están en la onda del ruido electrónico extremo pero tampoco los he escuchado, te anoto y me los anoto.

Podemos añadir a Dissecting Table, también japonés, claro, otra orgía de ruido infernal para ser devorado.

ana dijo...

Rubén,

me gusta la música que escapa de las fáciles categorías. el arte y las personas que escapan de las fáciles categorías me gustan.

Este mediodía mi mula me dio "hex" (el otro disco aún está en ello la pobre mula), y he esperado a la noche para escucharlo. Como imaginaba, la noche y también el calor de la noche se adaptaban perfectamente a la música de este grupo.

Sobre la música y el ruido. Creo que Stockhausen dijo en una entrevista que la música tenía que doler. A mí me gusta experimentar en ocasiones ese límite entre lo sonoro y el dolor: escuchar a zorn, a xenakis, algunos discos de diamanda. Levinas, filósofo de la alteridad, opinaba que la música de xenakis reflejaba la vivencia de la alteridad.

De post-rock (por llamarlo de algún modo), mi último descubrimiento (descubrimiento muy positivo) es Olafur Arnalds, muy recomendable. Hay un grupo de post-rock que me gusta y que siempre recomiendo porque me da la sensación que no lo conoce nadie, el grupo se llama Silver Mount Zion. Y no sé si eres fan de Sigur Ros (yo sí), mi disco favorito de ellos es "Odin´s raven magic", algo increíble.

Buenas noches.

rubén m. dijo...

Ana, has hecho bien con el "Hex", sí que se adapta como un guante a la noche, es de esta música que no puede escucharse de día. Me apunto a esos Olafur; de Sigur Ros sólo he escuchado el "Agaetys..." y no me entró nada, pero le daré una escucha al que dices, confío en tu criterio. De Silver Mount Zion he escuchado poco, así que ahora conectaré el Spotify a ver qué tal.

Si no conoces a Mono, te los recomiendo, es un grupo japonés de post-rock de atmósferas suaves, lentos crescendos y repentinos estallidos, su último disco por ejemplo es muy bueno, o uno con un nombre largüísimo, dedicado a la bomba de Hiroshima, muy impresionante.

Yo también creo que la música tiene que lindar con el dolor de vez en cuando, no puedo vivir sin una dosis de ruido diario.

besos

Stalker dijo...

Lamento pinchar el globo pero todo esto de post-rock, como lo de post-cine, me parecen etiquetas que suenen a humo más que a otra cosa...

Ya solté mi perla, hala. Me pueden las clasificaciones patrocinadas por los mercenarios de Rockdelux.

¡Abrazos!

rubén m. dijo...

Pues estoy de acuerdo contigo, el término de post-rock empezó como una pedantada y acabó como un cajón de sastre de estéticas que tienen poco que ver entre sí. Bark Psychosis, los primeros que recibieron la etiqueta, no tienen nada que ver con Mogwai y sus sucesores, donde sí hay una afinidad más estrecha (música instrumental, con cierto influjo o aspiración de banda sonora, basada más en el contraste de intensidades que en el uso de estructuras fijas: Mono, Goodspeed you black emperor, Explosions in the sky...). Pero encima se mete en el saco a Tortoise, que al contrario de todos ellos tiene unas raíces setenteras clarísimas, o a muchas otras cosas.

Yo soy partidario de etiquetarlo todo, usar una etiqueta por grupo, o no etiquetar nada, todo es rock, pop, electrónica, jazz o lo que sea.

La Rockdelux pretende muchas veces suplir el complejo de inferioridad intelectual del pop con una pedantería lamentable. La pretenciosidad de algunos de sus reseñistas sería inconcebible en cualquier revista de música clásica o jazz. Aunque ojo, me consta que algunos de sus redactores -como mínimo, uno de ellos- son gente con una cultura musical muy vasta, mucho más allá de los parámetros que tocan en la revista. Pero la retórica se impone.

Así que brindo por tu pinchazo en el globo. Salud!

angel.m.garcia dijo...

Bark Psychosis son uno de mis grupos fundamentales (por lo menos a mi me ayudan a entender lo que quiero de la música)