viernes, 5 de junio de 2009

art brut

18 comentarios:

raúl quinto dijo...

sus patas le llegan hasta el suelo!!!!


qué genialidad!

Stalker dijo...

¿De dónde has sacado esto?

Extraordinario, tierno, poético. Deliciosamente absurdo y creativo.

Cosas así hace que todo merezca la pena...

buenísimo.

salud

PD: esto me recuerda que nada menos que un cineasta de la talla de Kiarostami dedicó un cortometraje a describir una vaca, y lo hizo por partes, de manera impresionista. La cámara se deslizaba amorosamente por las partes de la vaca pero nunca se la llegaba a ver entera...

rubén m. dijo...

"Cuando tiene hambre, muge, y cuando no dice nada, es que está llena de hierba por dentro".

Si esto no es poesía, nada lo es.

Me lo he encontrado por casualidad, buscando otra cosa. La descripción del búho también es increíble.

saludos!

ana dijo...

manoel de barros se retorcería de envidia. qué texto tan bueno.

un abrazo y gracias por hacerme sonreir y asombrarme justo antes de irme a dormir.

rubén m. dijo...

Un abrazo, Ana, y descansa...

la princesa inca dijo...

cuando el arte se entrega sin la pretensión de serlo
y no ha pasado por la mano del que se cree artista
toma las formas más hermosas...

cuando jean dubuffett saca de los psiquiátricos las pinturas que hacian allí los internos
acuña el término de art brut
i se extiende así a arte marginal,
arte sin la idea de hacer arte...

aunque dubuffet para mí era aprobechao que se llevó pinturas increiblemente hermosas de los locos y se hizo famoso él sin ayudar a ingresados
(podéis rastrear las vidas y pobrezas terribles de muchos de ellos...aloise corbaz...wolfli..o tarcisio meratti)

lo único que se le agradece es este término tan interesante
art brut
y que alguien rastreara el mundo artistico de los los locos

a su vez la reflexión del arte más puro...
tal como lo da el loco
tal como la da el niño
sin pretender ser artista
pero siéndolo casi siempre mil veces más de los que lo pretenden

rubén m. dijo...

Princesa, mola que hayas traído aquí la historia del art brut, no la conocía, sabía el significado del término pero poco más. Aquí podría haber una discusión gorda: ¿es indispensable para hacer arte decir: estoy haciendo arte? Si grabo con una cámara lo que pasa por mi calle y me sale una secuencia de Kurosawa de pura coña, es una secuencia de Kurosawa?

raúl quinto dijo...

la mayoría de lo que históricamente se ha considerado "arte" se ha hecho sin la conciencia de estar haciendo "arte", así que sí, el arte está desligado de su principio, es más yo soy partidario de las tesis que defiende que el arte es más una cuestión de recepción que de emisión.

no sería de kurosawa, seria de rubén, claro.

rubén m. dijo...

"La belleza está en el ojo del que mira".

Antonio Alfonso Alonso dijo...

Seguro que de mayor será biólogo o zoólogo... Muy bueno el texto, digno de un museo...

Marie Augustine. dijo...

"Las patas le llegan hasta el suelo"

Increiblemente inocente, desconcertante, gracioso, divertido, tierno... Y hay talento en cada palabra. No sé que niño fue, pero ¡que grande!

Bashevis dijo...

Me descuartiza este texto.

Y el tema que sacáis a colación es en estos momentos el tema que centra mis lecturas, intereses, trasnoches, teorías…

Sobre procesos creativos ajenos a mercados, daros un paseo por aquí:
http://elhombrejazmin.blogspot.com/

Sobre una perspectiva absolutamente diferente, pero también demoledora de preconceptos, ahí están los fenómenos savants… estoy montando aquí un pequeño archivo en castellano para consulta propia:
http://laisladelosgenios.blogspot.com/

Ambas realidades; la creación liberada y la creación innata como isla de genialidad en un mar de problemáticas intelectuales… apuntan a la frente de las dogmaticas visiones de mercado.La una con pureza y sensibilidad genuina, la otra con "creación matemática" cuasi automática…



Por último os comento lo siguiente.

Ursula Bellugi investigo a Crystal, una niña de 14 años que padecía el síndrome de Williams. Se quedo intrigada por su veloz manera de improvisar canciones y letras. En ciertos aspectos este síndrome parecía ser justo lo contrario del autismo (gran sensibilidad, conscientes de detalles personales, uso de un amplio vocabulario). Eran incapaces de montar piezas de lego sencillas o de dibujar una forma geométrica sencilla… cristal tenía un 49 de coeficiente intelectual. Así describió al elefante, tras realizar un dibujo del mismo previamente (que no contenía en absoluto nada de lo dicho, y el cual no encuentro en internet):

“Qué es un elefante, es un animal. Y qué hace un elefante, vive en la jungla. También puede vivir en el zoo. Y qué tiene, tiene orejas largas y grises, orejas como abanicos, orejas que pueden moverse en el viento. Tiene una larga trompa que puede coger hierba o coger heno. Si están de mal humor, pueden ser terribles. Si el elefante se enfada, da una patada al suelo; y podría atacar. A veces los elefantes atacan. Tienen unos colmillos largos y grandes. Pueden dañar un coche. Podría ser peligroso. Si tienen un mal momento, si están de mal humor, pueden ser terribles. No te gustaría tener un elefante de mascota. Es preferible un gato o un perro o un pájaro”

Manolo Arana dijo...

hace ya unos años, volviendo de clase con el gran poeta jaime galbarro, me contó que había leído una descripción de una vaca hecha por un niño que era genial, casi dadá, decía (recuerdo aún el detalle de las patas). nunca conseguí encontrarla. y fíjate, aquí está -sin que ninguno la estuviéramos buscando.

un abrazo, rubén.

Mariel dijo...

¿Por qué perderemos de mayores esta belleza y crueldad elemental de los niños? Todo después se viste, se maquilla, se ordena, se clasifica ... Adorable el detalle de cambiar de animal a mitad de camino y elegir la vaca porque del búho se le acabó la información. Y confesarlo.

Sí, alguien ya lo dijo, rescataste una página dadaísta, Rubén. Son por lo general las que dan en el blanco (ese que no sabemos muy bien adonde queda).

Besos insomnes.

Bashevis dijo...

Es como Kaspar Hauser cuya logica juega en otra liga, jeje:

"Un profesor de lógica lo visita para comprobar su capacidad para un correcto pensar lógico. Le propone entonces un problema. Hay dos pueblos, uno habitado por hombres que siempre dicen la verdad, y otro por individuos que siempre mienten. De los pueblos parten dos caminos que se cruzan ante Kaspar. A esa encrucijada llega un hombre. Para determinar de qué pueblo procede es necesario hacerle una pregunta que manifieste la precisión de un recto pensamiento lógico. Si el recién llegado contesta que no viene del pueblo de los mentirosos ante una pregunta eso activa una segunda y necesaria negación, la negación de su negación que afirma que su respuesta es mentirosa, y por tanto propia de un habitante del pueblo-mentira. Pero Kaspar propone otra pregunta… Si al caminante se le pregunta si es una rana, si éste contesta que no sabremos que viene del pueblo-verdad; pero si contesta que sí esto indica su procedencia del pueblo de los mentirosos. Frente a la lógica del razonamiento abstracto, Kaspar contrapone otra lógica que integra la pregunta y la deducción racionales con la realidad viviente representada por la rana. Es otra lógica, tan certera como la del insigne profesor, pero con un punto de partida o base axiomática diferente. El profesor presupone un rígido ideal de verdad única, propio de la ciencia clásica y de la filosofía racionalista-ilustrada decimonónica que no tolera la posibilidad de que la verdad brote de otro manantial"

...Pensaba que un hombre gordo era un hombre con una montaña dentro...

Stalker dijo...

El gran Kaspar, Bash, tú sí que sabes.

Esa escena en la película de Herzog marcó mi vida a fuego. Soy una res herzogiana, desde entonces...

Arturo Borra dijo...

Genial, ojalá que no venga ningún "educador" a reprimir esta descripción imaginativa...
Realmente, para reírse con muchas ganas...
Un abrazo,
Arturo

rubén m. dijo...

Gracias por estos comentarios tan interesantes, chicos, lamento no haber podido responder este fin de semana. Lo que comenta Bashevis sobre Kaspar Hauser y otros casos de "niños salvajes" o autistas es un tema fascinante. En la carrera estudié un caso parecido al de Crystal: una niña que por una lesión cerebral tenía una creatividad lingüística exacerbada, pero fallaba en los procesos más simples de razonamiento.

abrazos