lunes, 27 de julio de 2009

oscar hahn, "la muerte es una buena maestra"

(máquina de circulación extracorpórea corazón-pulmón)

.



Levántate y anda al hospital me dijo la voz
Soy el fantasma anterior a tu nacimiento
Aún no es tiempo para el otro fantasma

Tu muerte te afectaría profundamente
Jamás podrías recuperarte de tu muerte

Me pusieron en una camilla y me metieron al quirófano
Al otro lado se ve el infinito qué miedo

Tengo un hoyo en el alma
por el cual se me escapa el cuerpo

El médico me abrió la arteria que pasa por la ingle
y empecé a delirar

Aquí en este mar que llaman el inconsciente
hay unas lianas que se te enredan en el cuello

lianas azules lianas rojas lianas incoloras
que se te meten por la boca y no te dejan respirar

Los otros los que estaban conmigo en el agua frígida
rodeados de pedazos de hielo me dijeron:

Somos todos pasajeros del Titanic

El inconsciente es un árbol lleno de pájaros muertos
que se echan a volar cuando uno menos lo espera

Escucho el ruido de serruchos que cortan tablas
de martillos clavando clavos

Viene del astillero de la muerte y no se oye con los oídos

Somos árboles ambulantes en la vía pública
soñando con ser barcos o aspas de molino

pero no leña en la hoguera
donde las llamas bailan y se ríen y contorsionan

como si estuvieran en una orgía las muy cochinas
striptiseras del cabaret de la muerte

El médico me abrió la arteria que pasa por la ingle

Estuvo mucho rato adentro de mi aorta
sacando la nieve con una pala

El camino hacia el corazón está limpio
y mi sangre empezó a fluir

Entraron mi mujer y mis dos hijos pequeños
y me acariciaron las manos llenas de pinchaduras

Soy inmortal les dije al menos por ahora
y caí profundamente dormido

Desperté adentro de una pintura del Bosco
entre tubos y alambres conectados a máquinas

Pero aquí no hubo ni extracción ni piedra ni locura
Solamente un sujeto perfectamente lúcido

Se me acercó un arcángel y me dijo: Soy Tammy
Era más dorada que el sol y estaba atravesada por la luz

Un ave vuela de las cenizas de mi corazón
un ave roja que palpita y canta

La muerte es una buena maestra
cuando te habla al oído y se retira


10 comentarios:

Marie Augustine. dijo...

Dejo tantos aplausos àra esto
qe tu blog explota.

Susana dijo...

Aterrizo por segunda vez en el poema que nos dejas y me impresiono por segunda vez. Cuánta fuerza. Y qué final: la retirada de las segundas oportunidades. Grandes sus lecciones y también las de Hahn. Habría que vivir como si nos hubiera hablado al oído, y nuestros poemas vitales hubieran renacido de ese pájaro palpitante y rojo. Gracias por traernos esta lección magistral. Un abrazo

MARIEL dijo...

Rubén, Hahn tuvo que haber estado necesariamente en ese quirófano. Sabe de qué se trata tener las lianas enredándose en el cuello y metiéndose en la boca, ceder a la anestesia y escuchar ruido de serrucho sobre madera y martillo contra clavos, ver volar los pájaros muertos del inconsciente y flotar a tus hermanos náufragos en el mar helado y salir de la anestesia y verte dentro una pintura demencial. Si la muerte es una buena maestra cuando se retira, espero ser una buena alumna y haber aprendido algo. Que en el hueco que deja la nieve que nos sacan con una pala renazca transformado el asombro y un cuaderno, para dejar constancia del estremecedor milagro de estar vivos, por segunda vez.

Sigo encandilada con tus poemas. Además de los que tenía leí los de Radiografía del Temblor vía Sopa de Poetes. Deben de habértelo dicho, son tremendamente visuales y cuentan una historia. Los puedo proyectar en mi cabeza. Sé que son ciertos.

Besos y qué suerte que volviste, se te extrañaba.

Stalker dijo...

¿No era Celan el que decía que "la muerte es la maestra de Alemania"? He aquí una variación siniestramente universalista.

Me gusta el poema aunque reconozco que Oscar Hahn no entra en la esfera de mis filias. Los poemas de una era nuclear me pareció un libro perfectamente olvidable aunque muy elogiado.

Abrazos

raúl quinto dijo...

a mí Hahn siempre me ha gustado, es un poeta que cuando da en el clavo (me) toca unas fibras que otros jamás hacen, además es el autor de uno de mis poemas favoritos. Aunque reconozco no siempre está a la altura, bastantes veces, de hecho.

En cuanto a este poema, estupendo, esa mezcla de humor, guiños y desasosiego es lo mejor de Hahn y aquí está en grado sumo. Además intuyo porque el gran rubenio ha elegido este poema y es que la muerte, es verdad, es una buena maestra cuando pasa de largo ;)

María dijo...

joder

Stalker dijo...

Es fascinante la capacidad de síntesis de los jóvenes bloggers...

Susana dijo...

Ah! ¿síntesis? yo pensaba que era un consejo...

MARIEL dijo...

Es fascinante, también, el sentido del humor de Susana. Joderáis los unos con los otros. Amén.

rubén m. dijo...

Marie Augustine:

Gracias por tu explosivo aplauso, sin duda el poema lo merece -y la máquina de extracorpórea, claro.

Susana:

Qué risa con lo del consejo... Ciertamente el texto impresiona, tiene una fuerza arrolladora y muchas aristas. Sí, no es mala idea vivir con el eco de esas palabras de la muerte en el oído, aunque dé un poco de miedo.

Mariel:

Sabía que este poema te iba a llegar, a ti que tanto sabes de resurrección. Estoy más que seguro de que has sido buena alumna y has aprendido muchísimo, se te nota en cada palabra y en lo agudo de tu sensibilidad. Aunque intuyo que tu experiencia clínica fue mucho peor que la mía, yo también trato de haber aprendido algo, y en el hospital tuve también un cuaderno que me ayudó mucho a pasar las horas. Gracias por tus hermosas palabras sobre mis poemas, a su manera son ciertos, claro que sí, aunque como diría ese tal Raúl Quinto me haya disfrazado para llegar a la verdad.

Stalker:

Der Tod ist ein Maister aus Deutschland... ahí Celan se refiere a esa apelación de "maestros de Alemania" que suele utilizarse para referirse a Bach, Beethoven o Goethe, ¿no?

A mi esos "poemas de la era nuclear" sí me gustaron mucho, Hahn es un autor que me interesa por su humor escarpado, esa especie de risa histérica que te deja, y por el cruce de registros de su lenguaje; aquí por ejemplo me encanta esa tautología de "jamás podrás recuperarte de tu muerte".

Raúl:

yo también intuyo algo, y es que ese poema favorito de Hahn es el del televidente y el anuncio de sopa. Espléndido poema ése, de antología. Es verdad que el chileno es algo irregular, y cuando recurre al soneto a veces carga un poco, pero tiene una voz muy muy propia, como tiene que ser.

María:

a veces basta con una palabra para resumir todo un mundo de impresiones...

un abrazo a todos