lunes, 20 de abril de 2009

intersecciones: Andy Warhol / Al Berto


no pienso
trancribo conversaciones telefónicas o hablo
con la noche de new york
o no hablo y grabo la voz de los otros filmo
obsesivamente la muerte
o no filmo y multiplico sillas eléctricas
me excito
soy el centro del mundo de los otros y
no existo
o es la vida que me atraviesa el sexo
y finjo la muerte o brillo
como el diamante

(Electric Chairs , 1964 / Falso retrato de Andy Warhol,  traducción de Cidalia Dos Santos y Javier García Rodríguez)



10 comentarios:

raúl quinto dijo...

esa obra de Warhol es una de mis pequeñas obesesiones y más tarde o más temprano fecundará algo. es curioso como el artista coloca al mismo nivel los iconos de la sociedad de consumo (Liz Taylor o Audrey Hepburn) con el instrumento institucional de asesinar que es la silla eléctrica. Esto es pop. Y el pop no tiene que ser festuvo ni quedarse en los superficial, porque cuando lo hace en realidad es una forma de radiografiar el núcleo de las cosas desde su epidermis. Esta obra es paradigmática y puede resolver muchos equívocos que la gente tiene con el pop en general y con Warhol en particular.

En cuanto al poema de Al Berto, poco que añadir, el portugués era un verdadero poeta y este registro realista también lo borda.

un saludo.

rubén martín dijo...

Bien, necesitaba tu visión de historiador y amante bandido del arte. Nunca he entendido bien el arte pop, no me he acercado a él lo suficiente, pero la figura de Warhol me inquieta precisamente por esa iconografía que iguala la silla eléctrica, Marilyn, Mao, Elisabeth Taylor... La obsesión por la muerte que traslucen algunas obras de Warhol, sin que obedezca a una crítica formulada a nivel conceptual, resulta turbadora: otro ejemplo serían esos cuadros de accidentes de tráfico, que tanto atraerían a nuestro recién caído Ballard, quién sí realizaría toda una psicografía de la sociedad de consumo en "The atrocity exhibition" y "Crash".

El título del poema de Berto, "falso retrato" (en consonancia con una "falsa autobiografía" que creo que no terminó) es muy elocuente pues no se sabe hasta qué punto el poeta se esta autorretratando. Ese "no existo", "transcribo conversaciones.." trasmite a la perfección esa cualidad maquinal del arte y el personaje de Warhol, esa personalidad que parece un puro vacío enigmático, como si a través de él hablase meramente la sociedad de consumo. Pero la nota erótico-tanática del final parece subrayar la identificación entre poeta y artista, ambos homosexuales, ambos obsesionados con la muerte.

Saludos

Stalker dijo...

Creo que por aquí voy a aprender bastante.
Interesante post y revelador intercambio virtual...

Salud

rubén martín dijo...

Ojalá que todos aprendamos un poco, o al menos intercambienos lentes y mirillas. Es el primer blog que hago y ciertamente lo estoy disfrutando mucho, tiene algo de fascinante este universo de mónadas con ventanas que es la blogsfera. Bienvenido, Stalker.

ana dijo...

siempre me ha echado un poco para atrás el arte pop, pero esta obra de warhol me ha resultado muy positivamente impactante -aunque quizá el impacto siempre sea positivo.

otra experiencia impactante para mí fue ver la película "la exhibición atroz".

a al berto me lo apunto. a ver si así voy profundizando más en la lírica portuguesa, que sólo conozco a andrade y a pessoa.


un abrazo.

rubén martín dijo...

¿Qué película es "La exhibición atroz"? ¿tiene algo que ver con Ballard?

Además de Al Berto te recomiendo otro portugués de pro, Herberto Helder, una voz singularísima.

ana dijo...

"the atrocity exhibition" es una película de jonahtan weiss basada en la novela de ballard, yo no he leído la novela, pero la película es algo indescriptible. recomendable. eso sí, ver con la mente muy despejada.

anoto al señor helder.

Enrique dijo...

Gracias por tu interes.

Tu blog tambien viste bien y calza unos bonitos zapatos. Agregado reciproco.

Anónimo dijo...

Qué intersecciones! Warhol representa lo irrepresentable (lo representa en el doble sentido de la palabra). Al berto es, creo, el mejor poeta portugués de la segunda mitad del XX. Lástima su muerte tan temprana. La traducción española de Pre-Textos, aunque no es la obra completa, es excelente.
Me gusta tu blog. Lo seguiré.
Mamen

rubén martín dijo...

Gracias, Mamen. Desde luego que no dice nada bueno de nuestro intercambio cultural con el país luso que hasta la publicación de "El miedo" no hubiera nada de Al Berto traducido al español, salvo poemas sueltos en antologías descatalogadas. Si añadimos a eso que aquí nadie sabe portugués, mientras que en Portugal casi todos se defienden en español... el intercambio se hace difícil.