sábado, 27 de diciembre de 2014

intersecciones: jorie graham / henri matisse





EL VIOLINISTA EN LA VENTANA, 1918
(a la manera de Matisse)


Aquí está él otra vez, tan delgado, tenaz, uno diría cautivo¿se fue alguna vez el invierno?nadie
ha subido la colina al norte de la ciudad que se recuerdealgo no ha sido
cargado por completola vida no tiene culpaél es un talloy lo que es cíclico aquí, sería tan
                                            necesario ya
                                            saberloy si existe
                                            un culmen de estoun cénit, la nota más alta, una
                                            meta
aquí está él ahora, otra vez, de pie ante la ventana, dispuesto a
                                            mirar afuera si su tiempo
                                            se lo
                                            pide,
                                            dispuesto a comenzar de nuevo si
                                            debe, aquí donde la guerra para acabar todas las guerras ha tocado
                                            su finde momentoa retomar lo que sea que
                                            el espíritu
deba retomar, y cuál es la melodía de
                                            eso, la sostenida nota única de obligada
                                            esperanza, incorporada, como un virus,
                                            antes que el cuerpo se acostumbre a él y se
                                            vuelva
                                            de nuevo naturalsí, respíralo,
                                            el interludio,
                                            la tregua en la
                                            masacrearriba
                                            se pide al corazón que vaya, arriba
abre ya estos pesados postigos, el orden oculto de un sistema de creencias
                                            aflora a la superficie,
                                            te insiste en que te acerques a
                                            la rejaasómate
el tiempo resalta ahí maduro, floreciente, grande como el díay ¿no es éste un cielo
                                            demacrado? y qué
                                            débil esta
                                            sensación de tiempo, ¿acaso no
lo sientes? el no en el corazónno, no me hagas creer
                                            de nuevo, demasiado ha muerto, no me hagas abrir
                                            todo esto
                                            de nuevoagazapada en
                                            sombra, mi cabeza totalmente
                                            vacíapuedes ver  
que el cielo entero pasa por esta mi cabeza, la mente está esbozada con pinceladas fuertes
                                            de nubes y de climaqué es el climacuando 
                                            todo desaparezca
                                            compraremos más,
que el cielo nos proteja es la canción, y lagos llenos de peces
                                            que saltan, y edades que no concluirán, bañadas de rocío, bañadas
de sol, im-
                                            pagablesdéjanos a solas, sueltos y deshechos, todo
y nada filtrándose a travésno, no pueden alcanzarme, no pueden embaucarme otra vez dice
                                            mi cabeza frente a la
                                            ventana abierta, mientras la historia recomienza, y
                                            acaso es eso música de flauta ahí a lo
lejos, acaso un contestador automáticollamada y respuestay acaso ese zumbido en mis oídos 
                                            son los surcos de la tierra
                                            repleta de hombres con sus roles, y sangre al ser tragada por el
barro, por la página de estadísticas, y las calles allí fuera, acaso estamos
                                            hechos para volver a trazarlas, y mi humanidad
                                            plagiada, a quién 
                                            tendré ahora que imitar para re-
                                            transformarme
antes de la próxima catástrofela ley de la caída de los cuerpos se impone pero no haremos uso de
                                            ellala ley de la demora
ni los seres que amamos saben si estamos vivos
                                            pero lo tomo de nuevo, el
                                            violín, está
                                            todavía aquí
en mi mano izquierda, ha estado unido a mí todo este tiempolo sostendré, mi
                                            único fardo, escucharé la diferencia entre arriba
                                            y
                                            abajo, y hacia arriba llevaremos ahora el arco arriba y
                                            abajo, y encontraremos
la nota, sostenida, fija, así suena la esperanza que el yo de uno se impone a sí
                                            mismo—esta nota alta que tiemblaes un
                                            buen sonido, es un
sonido feo, mi mano lo hace, mi mente no puede
                                            abrirnube contra cielo, liberar a mi yo
de mí misma, la nota es eso, estoy de pie en
                                            mi ventana, mi especie está enferma, el
fin del mundo puede ser imaginado, los minutos corren como el golpeteo de los pies en verano
                                            a través del largo pasillo y luego afueraoh sé feliz, y
las nubes se enturbian, y ocultan el matadero, gravitan en lo alto como si esto no
                                            fuera
un exilio perpetuonos acercamoslas manos al extremo de este cuerpo
                                            sienten en sus palmas
                                            el deseo
                                            supremomirael instrumento se alza
y este será de nuevo un tiempo en que crearun tiempo de in-
                                            utilidadel imaginado paraíso
humano.





 (Jorie Graham, "The violinist at the window", en Sea Change, 2007)


(Traducción de R.M. en Rompiente, 2014, Bartleby Editores)