jueves, 21 de enero de 2010

vida sexual en la antigüedad clásica





Coroné a Menecarmo, que en la lucha venciera por la espalda,

con diez cintas muy suaves y lo besé tres veces

aunque estaba empapado en mucha sangre.

Eso me fue más dulce que la mirra.

(epigrama anónimo helenístico)

.

Qué buen encantamiento descubrió Polifemo

para el enamorado. Por la Tierra, que no era tonto el cíclope.

Las Musas, sí, Filipo, la pasión debilitan:

su técnica es la droga que todo lo remedia.

El hambre y el poema son la única terapia

-creo yo- para el mal: extirpa la dolencia

de querer a los chicos... Puedo decirle a Eros

muy tranquilo: "Niñato, córtate ya las alas.

Ni una pizca te temo porque tengo en mi casa

conjuros de dos clases para tus golpes crueles."

(Calímaco, 300-240 a.C)

.

En tu pierna, Nicandro, se está espesando el vello. Vigila,

no le pase lo mismo a tu culo y no te enteres

y veas que rareza es un amante. Por ahora, medita:

la juventud es algo irrevocable.

(Alceo de Mesene)

Jugaba, diosa Pafia, con Hermíone

la seductora; llevaba un cinturón bordado en flores

con dorada leyenda: Ámame -se leía- con pasión

pero no te entristezcas si otro me posee.

***

El vino es el testigo del amor. Aunque negó que amaba,

las copas delataron a Nicágoras.

Lloró, se puso lánguido, miraba cabizbajo,

y no se le quedaba ceñida la guirnalda.

(Asclepíades, s. IV-III a.C)

.

Si algo me sucediera, Cleóbulo -no es improbable: yazgo derribado

en la hoguera de un joven- mis últimas cenizas, te suplico,

embriágalas con vino antes de sepultarlas y pon sobre la urna

esta inscripción: Ofrenda de Amor a los Infiernos.

***

La diosa de Chipre me inflama de delirio hacia ellas,

y Eros empuña las riendas del amor hacia los hombres.

¿Adónde he de inclinarme? ¿Al hijo o a la madre? Digo lo que la propia

Afrodita admite: "De este niño insolente es la victoria".

(Meleagro, s. II-I a.C)

.

No te sorprendas, Rufo, de que ninguna mujer quiera poner debajo de ti su delicado muslo, no, aunque intentes seducirla con el obsequio de un vestido original o con el señuelo de un brillante insuperable. Te perjudica un burdo rumor, según el cual un feroz macho cabrío habita en la cuenca de tus sobacos. Todos lo temen. Y no hay que extrañarse. Ciertamente se trata de un animal muy desagradable con el que ninguna chica hermosa querría acostarse. Por tanto, acaba con esa peste cruel para el olfato o deja ya de preguntarte por qué todas te huyen. 

(Catulo, I a.C)

.

Repliega ya esas redes, mujer de malos ocios, y al andar

no gires tan adrede las caderas, Lisídice.

Bien te envuelve y te aprieta esa túnica tenue con sus pliegues.

Se ve todo lo tuyo desnudo y no se ve.

Si algo así te parece divertido, yo de la misma forma

con finísimo lino me taparé esta cosa tan derecha.

(Marco Argentario, I d.C)

.

Nos miras fijamente, Filomuso, cuando nos bañamos, y luego preguntas que por qué tengo unos esclavos imberbes que la tienen como Príapo. Contestaré sin rodeos a tu pregunta: les dan por culo a los curiosos, Filomuso.

***

Aunque estés en tu casa y te acicales en plena Subura, y te hagan las melenas, Gala, que te faltan, y te quites de noche los dientes igual que las sedas, y te acuestes condimentada con cientos de mejunjes, y ni tu cara duerma contigo, guiñas con el entrecejo ese que te han puesto por la mañana y no tienes respeto alguno a tu coño encanecido, al que ya puedes contar entre tus abuelos. Me prometes, no obstante, mil cosas; pero mi picha es sorda; y, por más que sea tuerta, te ve.

***

Ordenas, Lesbia, que mi pene esté siempre a tu disposición: créeme, una minga no es como un dedo. Aunque tú la estimules con manos acariciadoras y con palabras, tu rostro imperioso actúa en contra tuya.

(Marcial, 40-104 d.C)


.

Competían Melita, Rodope y Rodoclea

por ver cual de las tres tenía el mejor coño

y me nombraron juez. Como las diosas célebres

se levantan desnudas, ungidas con el néctar.

Brillaba el de Rodope suntuoso en el centro de sus muslos

como hendido por céfiros de rosas.

Como cristal era el de Rodoclea, húmedo como imagen

en un templo, recién acabada de esculpir.

Pero yo, que sabía lo que sufriera París con su fallo,

a la tres ya inmortales coroné.

(Rufino, s. II-III d.C)

.


...cuando [Mesalina] advertía que [Claudio] estaba dormido, osando preferir una alfombrilla al lecho palatino, la augusta meretriz se cubría con un capuchón nocturno y se escapaba acompañada de una sola esclava. Oculta su negra cabellera bajo una peluca rubia, entra en el burdel templado con remendadas cortinas y se apropia de un camarín vacío y suyo. Allí se prostituye desnuda, pintados los pezones de oro, bajo el falso nombre de Lobita, y muestra, generoso Británico, el vientre que te engendró. Recibe con requiebros a los clientes, les reclama su paga y, yaciendo boca arriba, absorbe las arremetidas de muchos. Cuando el rufián despide a sus pupilas, se aleja a disgusto, ingeniándose para ser la última en cerrar su celda; ardiendo con el escozor de su vulva todavía hinchada, y se va, agotada de hombres, pero no saciada.

(Juvenal, 60-128 d.C)

11 comentarios:

mariona. dijo...

Vaya.... buenas elecciones... :)


besos.

rubén m. dijo...

Mariona,

haciendo esta selección me he reído mucho, y conmovido también, así que me alegra que aprecies la elección. Podría haber puesto algo más teórico pero elegí exclusivamente poetas (salvo Juvenal, que si no recuerdo mal escribía en prosa), será que "lo permanente, lo fundan los poetas" (Hölderlin).

un beso

Miguel Angel Gara dijo...

Gran entrada Filómaco contra la costumbre de olvidar que se es antes incendio de rizados fuegos o pirómano de montes frigios que compresa de lágrimas.
Ni el gran Marcial, ni el inmortal Catulo, ni el cruel Juvenal: Rufino y su fortuna. Non est vivere, sed valere vita est.

La paciente nº 24 dijo...

Algo así como un buen augurio dirían en Pompeya sobre esta entrada, hasta la palabra entrada es un testimonio de lo fálico en esta diminuta "Casa de Venus". Qué pudor ahora lo que antes se exhibía en mosaicos, como siempre involucionando.

rubén m. dijo...

Miguel Ángel,

me gustan los epítetos épicos que les pones a estos poetas. De entre todos estos siento una especial debilidad por Meleagro y su "ofrenda de amor a los infiernos", esa ceniza empapada de vino. Y lo de Rufino tuvo que ser una suerte, desde luego... interesante competición, sí.

rubén m. dijo...

Paciente,

cierto que en estos versos y en esas copas y frescos hay un sentimiento lúdico de la sexualidad, una naturalidad, que resulta envidiable hoy día, aunque romanos y griegos tuvieran también sus tabúes, eran distintos a los nuestros. Espero que esta "entrada" -nunca había pensado esta palabra con esa connotación...- sea como dices un buen augurio.

abrazos

Stalker dijo...

Augurémonos, Rubén...

Una entrada refrescante que pone en solfa, aún más, los tabúes que el judeocristianismo nos ha inoculado (algunos, inextirpables). Me encantó recorrer esa manera de estar en siglos remotos...

raúl quinto dijo...

ay! ese "zumo cano"...

ana dijo...

Al pan, pan, y al vino, vino, así me gustan a mí las cosas en este tipo de temas.

rubén m. dijo...

Stalker,

me alegra que hayas disfrutado con el pequeño viaje. Es curioso que los que -al parecer- más hayan sido conscientes de esa escisión de Occidente no hayan sido los griegos ni los italianos, sino los alemanes: Hölderlin, Nietzsche, Heidegger...


Raúl,

nadie como tú para recordarnos esa lactescente imagen del "catulo del s. XX", quizá yo me esperaba de un profe de historia una sesuda divagación sobre el devenir de la sexualidad en Occidente, pero con eso va que chuta ;)


Ana,

creo que estamos de acuerdo en eso, no sé si me hago mayor pero cada vez me interesan menos las sutilezas y dobles lenguajes en ese aspecto.


abrazos

Leonardo dijo...

saludable es leer a los antiguos y constatar que aún no hemos inventado nada.
saludos